Fran Alonso: «El centro del debate en la e-literatura será definir donde empieza y donde acaba la literatura»

ArtyHum

Arantxa Serantes publicó una entrevista con Fran Alonso en la revista digital ArtyHum. La entrevista aborda el trabajo deste escritor alrededor de Poétic@, el libro de e-poesía que ha recibido el Premio á Mellor Iniciativa Literaria na Rede en la I Gala do Libro Galego. En la entrevista, que aborda la relación de la creación literaria y la tecnología, la sociedad digital y la literatura electrónica y trasmedia, Fran Alonso asegura que «Internet pone en valor el propio acto de la lectura, pues la hace mucho más imprescindible» y señala que «el centro del debate en la literatura elecrónica será definir donde empieza y donde acaba la propia literatura».

 

 

Poétic@: Poesía nativa digital

La poética del autor Fran Alonso es una muestra de lo que va a dar de sí la e-poesía en Galicia. A través de esta obra, el autor trata de crear una nueva experiencia autor-lector interactiva, en la que se teje una red, que atrapa al lector en una espiral hermenéutica de la que van emergiendo nuevos mensajes en tiempo real. Sonidos, hipervínculos, vídeos y mucho hiperrealismo cómplice ante posibles situaciones que a cualquier usuario le pueden surgir en la red.
autor
Tal y como puede observarse en la parte superior, distingue varias partes o sectores que siempre mantienen un eje temático común: no dejar indiferente.
Hay pasajes que resultan laberínticos, circulares, porque mantienen el tono expresivo e incluso mecanicista de internet. Es en esos instantes cuando la voz del poeta se convierte en crítica constructiva.
Este caos ordenado también tiene su propia secuenciación y el autor se convierte en un guía literario dando recomendaciones a la hora de seguir el hilo narrativo.

 

A. S.: ¿En qué momento decidiste crear Poétic@? ¿por qué adentrarse en la poesía digital?

F.A.: Poétic@ es un libro que nació desde el principio concebido para ser digital y articularse en torno a un soporte digital. El problema es que al principio yo no veía claro como hacerlo ni tenía soluciones técnicas para llevarlo a cabo. Poco a poco, he ido conformando el proyecto hasta encontrar una forma con la que me sintiese a gusto y fuese asumible para mí. Siempre me ha interesado la exploración y la innovación en la creación literaria. De hecho, últimamente mis libros infantiles los ilustro yo mismo con herramientas informáticas sin tener ni idea de dibujar. Por eso como creador me interesa mucho la literatura electrónica y estoy convencido de que la e-poesía es casi el único futuro posible para la poesía. Eso sí, una cuestión que siempre he tenido clara es que no quería perder el perfil profundamente literario del proyecto.

 

A. S.:  ArtyHum1¿Hay vida más allá de un blog o un libro tradicional?

F.A.: Por supuesto que la hay, y aún la habrá mucho más. La sociedad digital es irreversible. Podrá ralentizarse, deviarse o cambiar, pero es irreversible. Y, en ese camino, se van a producir muchos cambios en el ámbito literario. Y hay dos maneras de asumirlo: explorándolos con curiosidad y capacidad de innovación para protagonizarlos o dejar que los cambios te arrastren cuando ya no puedas resistirte a ellos. Yo trato siempre de optar por la primera opción. La literatura, y el arte en general, tiene un largo camino por delante en la sociedad digital que, probablemente, estará marcado por la hibridación. Y se están haciendo cosas muy interesantes.

 

A. S.: ¿No se corre el riesgo de que el hipertexto quede obsoleto en favor del transmedia?¿o tiene fecha de caducidad?

F.A.: Tengo la percepción y la intuición de que lo trasmedia va a superar con contundencia al hipertexto y va a acaparar el protagonismo, sin duda. Pero, a pesar de todo, no creo que el hipertexto tenga fecha de caducidad porque Internet es posible gracias al hipertexto, es su fundamento. Lo transmedia puede marcar definitivamente la forma en el futuro, pero el hipertexto será la base para que todo funcione.

 

porecortaA. S.: ¿Será el oficio de e-poeta más exigente en lo que se refiere a conocimientos?

F.A.: Sin duda. Hay que entrenarse en la navegación y en la creación multimedia y tecnológica y hay que dotarse de conocimientos que no tienen estrictamente que ver con el texto literario. Sin embargo, ese perfil facilita el conocimiento, la innovación, el contacto, la intersección, el intercambio y la hibridación. Por lo menos, mientras ahí haya un espacio de libertad.

 

A. S.: ¿Te parece que la e-poesía guía o conduce al lector hacia una nueva experiencia o deja menos a la imaginación?

F.A.: Yo creo que la e-poesía supone una experiencia nueva, distinta y muy estimulante, para la que, por el momento, es necesario tener una disposición positiva. Esa lectura aporta algo fundamental que es la capacidad de participar activamente, de crear tu propio itinerario lector. Es cierto que aún hay muchos prejuicios al respecto. Yo mismo he podido comprobar a través de Google Analitics que la gran mayoría de los lectores y lectoras de Poétic@ son menores de 35 años, y hay muy pocos de mi generación, pero eso sólo es cuestión de tiempo. En el futuro convivirán diversos tipos de lectura, pero ninguno de ellos podrá ser excluyente con respecto a los otros y la profundidad lectora no estará condicionada por el soporte. Al contrario de lo que generalmente se piensa, creo que la era Internet pone en valor el propio acto de la lectura, pues la hace mucho más imprescindible. Viajamos hacia una sociedad informacional en la que nuestra capacidad lectora será esencial.

 

seccionA. S.: Leyendo tu poemario me he dado cuenta que la poesía es más reivindicativa y rebelde, explora las fuentes disponibles y permite ser crítico gracias al material adicional ¿Crees que eso contribuye a crear una poesía más cercana a su “circunstancia” en lugar de ser espectadora de un tiempo nuevo?

F.A.: Es cierto, en Poétic@, las fuentes disponibles, el hipertexto, el material adicional me han servido para convertir un texto muy lúdico y satíco o irónico en un texto mucho más reivindicativo y rebelde. Yo mismo, a veces, durante el proceso de creación, dudé de la conveniencia de utilizar determinadas fuentes por la manera en que cambiaban el sentido del texto. Pero ese es un juego literario al que debemos jugar; ayuda a proporcionar una mirada multifocal de la lectura, a hacer el texto más rico, más plural y más completo. Para mí eso fue un descubrimiento creativo excepcional e incluso desconcertante. Ese hecho obliga también al lector o lectora a valorar, a analizar, a proporcionarle diversos niveles de lectura, a que descubra el potencial de un texto en función de su circunstancia. Pero, en cualquier caso, es una experiencia nueva, novedosa, simpática.

 

portadaA. S.: ¿Hay un perfil de lector idóneo para este tipo de expresión literaria o pasará como con el arte contemporáneo, que resulta críptico para los no iniciados?

F.A.: Claro, con esta cuestión entraríamos en un gran debate. Yo he pretendido que el resultado no resulte críptico y, de hecho, la lectura de Poétic@ está al alcance de cualquiera. Pero el centro del debate en la e-literatura será definir donde empieza y donde acaba la literatura, cosa que no va a ser fácil. Yo, en ese sentido, me decanto por mantener el foco en el hecho literario; es decir, en procurar que la tecnología no sepulte la literatura sinó que la potencie. Pero ese futuro híbrido que se avecina tendrá que marcar sus propios pasos al respecto. Yo creo que para el futuro de la literatura sería bueno que la e-literatura se haga desde la literatura y no desde la tecnología. Donde acaba la literatura y empieza otro tipo de arte, nuevo, distinto, que ya no es literatura? Eso es lo que tendrá que definir el futuro. Mi opción está clara: que el valor del texto no se pierde entre la tecnología. Incluso por eso he querido darle un cierto aspecto de «libro» a mi proyecto de Poétic@. Por eso no soy partidario de buscar un lector idóneo sinó de transformar al lector o lectora convencional. Ahora bien, es cierto, que, como decía antes, existen reticencias. A mí me ha sorprendido mucho, por ejemplo, que mi anterior libro en papel, que era una reedición de un texto publicado en 1995, haya tenido muchas más reseñas críticas que Poétic@ y que este último no haya sido tratado aún en ningún suplemento literario cuando es mucho más relevante que el anterior. Creo que los prejuicios sobre la e-literatura actúan poderosamente sobre la conformación del canon.

 Arantxa Serantes